Sin duda 2020 ha sido uno de los años más complicados que se recuerda en el sector inmobiliario. Oficinas cerradas, personal en ERTE, contratos cancelados, dificultades para trabajar… todo esto se ha traducido en una merma importante en los beneficios generales de las agencias. El 55 por ciento afirma que los ingresos han sido menores que el año anterior. Si bien, hay un porcentaje, un 23 por ciento, que sí ha obtenido más ingresos porque se ha beneficiado de la corriente de la búsqueda de viviendas con zonas ajardinadas o amplias terrazas sobre todo en la costa de Cádiz.

Pero a pesar de los números, las agencias han hecho un esfuerzo por mantener los puestos de trabajo, aunque una mayoría ha tenido que acogerse a los ERTE. El 65 por ciento de las agencias no ha reducido personal, frente a un 28 por ciento que sí se ha visto obligado y un 6 por ciento que se verá abocado a los despidos si la situación no mejora.

Debido a las circunstancias sanitarias, constantemente nos enfrentamos a nuevas normas en cuanto a los horarios de apertura de las oficinas, y los cierres en algunos casos. Ahora mismo están casi igualadas las empresas que han optado por la jornada continua hasta las 18.00 y aquellas que a las 18.00 cierran sus puertas pero siguen trabajando desde el interior.

Las visitas a las viviendas se han complicado mucho, ya que por precaución apenas se están realizando, a más de la mitad no le compensa si se trabaja a puerta cerrada. De hecho, se han reducido en más de 84%.

A pesar de los malos resultados, el 65 por ciento de las agencias ha mantenido los puestos de trabajo. El 23 por ciento tendrá que despedir a personal si la situación se mantiene en el tiempo.

 

Las preferencias de los clientes se mantiene en unifamiliar o chalet con zonas ajardinadas con 3 ó más dormitorios; seguido muy de lejos de áticos o pisos con terraza.

Los precios se mantienen en los mismos términos que antes de la pandemia y no se están notando subidas ni bajadas significativas, a pesar de que haya aumentado la demanda de determinadas propiedades.

Si en algo ha cambiado enormemente la atención al cliente es la forma. Si antes se prefería acudir presencialmente a la oficina, ahora apenas se atiende a un 2% de los clientes de forma física.

En cuanto a la inversión en portales, se ha mantenido prácticamente la misma en 2020 que en 2019, si bien, la rentabilidad ha bajado para casi la mitad de las agencias.

El año no ha empezado como los anteriores y el 76 por ciento no ha cerrado más contratos en enero que durante el mes de diciembre

En cuanto al alquiler la tendencia se mantiene, y no ha incrementado la demanda ni el precio.