El confinamiento ha cambiado completamente las preferencias de los clientes. Si antes iban más a lo práctico, ahora se tiende más a la búsqueda de un espacio en el que además de vivir, se disfrute de cada rincón. Eso lo viene a demostrar una encuesta que ha realizado GICA entre sus 85 asociados para valorar la evolución de las tendencias del mercado inmobiliario desde que acaba el confinamiento.

Según este estudio, el 57% de los clientes buscan viviendas unifamiliares que dispongan de jardín o patio, y le siguen de cerca los pisos o áticos con terraza con casi un 30%. Y en su amplia mayoría que sean grandes. Casi el 90% de los clientes atendidos prefieren que tenga 3 o más dormitorios.

En este tiempo se temía que hubiera una variación importante en los precios, pero al final no ha sido así. Según el 72% de los encuestados, se han mantenido igual, y sólo el 21% manifiesta que ha bajado en torno al 10%.

Prefieren viviendas grandes con espacios al aire libre y que la atención sea principalmente telefónica

En cuanto a la forma de comprar vivienda, ahí sí ha cambiado la tendencia desde antes del confinamiento. En estos meses, ha bajado la presencia de los clientes en las oficinas. Más de la mitad de los clientes, un 55%, se han atendido por este medio. Mientras que están igualados en torno al 15% la atención por email, en la oficina y por redes sociales. Lo que es cierto que la mitad de los  asociados opina que tanto la oferta como la demanda han sufrido un retroceso como consecuencia de la pandemia

En cuanto a las ventas, julio ha sido el mes en el que más contratos se han cerrado, seguido de junio, agosto y mayo.

En cuanto a los alquileres, la demanda no ha incrementado en estos meses, ni tampoco los precios han subido en exceso. Solo un 25% manifiesta que los alquileres que tiene en su cartera han experimentado una subida de precio.