La oferta se mantiene constante, incluso hay un ligero repunte, pero se quedan a la espera de emprendedores

Aparte de las fluctuaciones en las ventas y tipología de vivienda, la demanda y oferta de locales comerciales también han sufrido importantes modificaciones desde el inicio de la pandemia. De hecho, como resultado de la última encuesta realizada entre los asociados de GICA, la demanda se ha desplomado según un 37,5 por ciento, y un 30,5% manifiesta que ha bajado entre un 0 y un 15%. En cambio, el resto señala que se mantiene igual o ha subido ligeramente. Estos datos son opuestos a la oferta, que se mantiene en el mismo nivel que en meses anteriores de la pandemia.

En cuanto a la ubicación de los locales, en general se distribuyen por todas las ciudades, si bien un 30 por ciento de los encuestados manifiestan que el lugar favorito tanto para ofertar como para demandar sigue siendo el centro de las ciudades.  En otro punto en el que coincide más de la mitad de los encuestados es que el tamaño más ofertado y demandado es el que se sitúa entre los 50 y los 100 metros cuadrados, seguido por el de menos de 50 metros cuadrados.

Las últimas noticias que apuntan a una bajada de la incidencia y el progreso en el sistema de vacunaciones contra el Covid 19 están propiciando que el sector vuelva a coger carrerilla después la mala racha de los últimos meses.

Según la última encuesta entre los asociados de GICA el número de clientes atendidos y de visitas realizadas están en alza, y el sistema de atención sigue siendo el teléfono el más común.

En cuanto a las preferencias, se mantiene el cambio a viviendas unifamiliares con jardín o terraza y cada vez más grandes, de 3 o más dormitorios. Y es que la tendencia de una casa para dormir, ahora ha pasado a ser una casa para vivir y disfrutarla.

En cuanto a los precios, se mantienen como en meses anteriores. Y el dato más halagüeño es que los contratos de compraventa han aumentado en los últimos meses. De hecho, el 70% de los asociados afirman haber cerrado más contratos en el último mes, a diferencia del 56% del mes anterior. El alquiler sigue en los mismos niveles de demanda y de precios que en meses anteriores.

Sin duda, estos datos nos hacen mirar el futuro con optimismo.