La bajada de la incidencia del Covid en la provincia, y la relajación de las estrictas normas de horarios impuestas desde hace meses por la Junta de Andalucía, ha provocado que el sector inmobiliario mire el futuro con más optimismo que hace un mes. De hecho el 63% de las agencias de GICA señalan que ha incrementado el número de clientes ante las últimas noticias, e incluso, un 65% asegura que  las visitas también han  aumentado.

El mayor número de clientes se sigue atiendo por teléfono y por email, y la demanda es similar que en meses anteriores, aunque desciende el número de clientes que prefieren chalet o unifamiliar, en beneficio de aquellos que prefieren piso con terraza o ático. El número de dormitorios, de 3 ó más.

En cuanto al precio de la vivienda, si bien, el 64% de los encuestados señala que se mantiene igual, sí se está notando un ligero aumento de en torno al 10% con respecto al mes anterior, según apunta el 10,8% de los encuestados.

La rentabilidad de los portales inmobiliarios se mantiene, pero no aumenta el número de clientes que entran por este medio. Y Fotocasa sigue siendo el que mejores resultados está ofreciendo, seguido por Idealista y otros portales.

Un dato muy significativo con respecto al mes anterior es el cierre de contratos de compraventa. En febrero el 76 por ciento manifestaba que no había un incremento (solo un 24% notaba un leve aumento del negocio); en cambio, en marzo, las cifras son más favorables y el 57 por ciento señala que sí se están firmando más contratos

Casi el 65% asegura que las reservas en alquiler vacacional subirán en torno a un 10% en esta Semana Santa

En cuanto al alquiler la tendencia se mantiene, y no ha incrementado la demanda ni el precio.

La regulación de la vivienda en alquiler es un tema candente en estos momentos después de que el Consejo de Ministros acordara a principios de mes que la futura Ley Estatal de Vivienda incluya la puesta en marcha de mecanismos para controlar el precio del alquiler en los mercados tensionados. Según nuestra encuesta, el 57,1 por ciento de los asociados apunta que la regulación debería pasar por el aumento de la seguridad jurídica de los propietarios; el 16% asegura que el mercado es capaz de regularse por sí mismo; el 13% que podría ser con la bajada del precio del alquiler a través de la incentivación de los propietarios; y el 11% que la medida fundamental debería ser una mayor oferta de vivienda social.

El alquiler vacacional sí podría sufrir un ligero repunte después de las buenas noticias del descenso de los contagios, y podría aumentar en un 10% de cara a la próxima Semana Santa en la provincia de Cádiz.

Todos estos datos, provocan que el 66% de los asociados de GICA se muestren optimistas de cara al futuro inmediato si las condiciones sanitarias se van manteniendo. Incluso, un 12% tiene una actitud muy optimista.